Crianza

La experiencia nos ha llevado, en los últimos tiempos, a proporcionar a estos animales una alimentación más equilibrada. Actualmente, los cerdos ibéricos comienzan a comer bellotas con menos de diez meses. Previamente y con el objeto de que desarrollen bien el esqueleto y de modo que su progresión sea equilibrada, a partir del destete y durante el periodo de cría, se alimenta a estos cerdos con piensos de alta calidad y muy selectos. Solo de esta manera se consiguen animales de calidad y peso idóneo para llegar a la montanera en condiciones óptimas.

La montanera

Cerdo ibérico en montanera Es el aprovechamiento por parte de los cerdos de las bellotas que caen de las encinas, los alcornoques y los quejigos. En consecuencia, no sería posible el desarrollo del cerdo ibérico sin la existencia de esta dehesa arbolada. Es en ella donde el cerdo ibérico se alimenta, no sólo de bellotas sino también de hierba y otros frutos silvestres, lo que contribuye a dar a los jamones su excelente y natural aroma y sabor. Si a esto unimos el hecho de que, en este hábitat, el cerdo se encuentra en pleno ejercicio físico, comprendemos que su carne sea más fina, menos concentrada de líquidos superfluos, y consiguientemente, más completa en glucógeno.

La dehesa

Nuestras dehesas se encuentran localizadas en Extremadura, Andalucia y Castilla y Leon.

Cerdos rodeados de encinas y alcornoques donde su alimentación diaria se basa en bellota, y cereales naturales, indispensable para el correcto desarrollo del animal.

Calidad y Garantía